Porsche evalúa volver a competir en la élite de las carreras de resistencia

Porsche evalúa volver a competir en las 24 Horas de Le Mans y el Campeonato de Mundo de Resistencia (WEC) con un prototipo, en la nueva categoría LMDh, que debe entrar en funcionamiento a partir de 2021.

Los nuevos autos LMDh responden a las siglas “Le Mans Daytona hybrid” y serán vehículos aptos para competir tanto en el Campeonato del Mundo de Resistencia como en el WeatherTech SportsCar Championship americano, tras un acuerdo alcanzado entre ambos organizadores, ACO e IMSA respectivamente.

Esto posibilitará a los fabricantes involucrados participar en las pruebas más legendarias de resistencia, como son las 24 Horas de Le Mans, las 24 Horas de Daytona o las 12 Horas de Sebring, y luchar por las victorias en ambos certámenes.

En un encuentro virtual con medios de comunicación de todo el mundo, Pascal Zurlinden, Director de Competición para los vehículos oficiales Porsche, desveló que la compañía está evaluando actualmente la opción de desarrollar un prototipo para regresar a la categoría reina de Le Mans.

“Lo estamos investigando, pero todavía no se ha tomado una decisión. Michael Steiner, Miembro de la Junta Directiva de Investigación y Desarrollo de Porche AG, nos ha pedido que realicemos un estudio para ver si es posible. Esperamos conocer con exactitud la normativa durante los próximos días para ver qué podemos hacer”, dijo.

Porsche es el fabricante con más victorias absolutas en las 24 Horas de Le Mans, un total de 19. Su último vehículo en el Mundial de Resistencia, el Porsche 919 Hybrid, fue un auténtico éxito: se impuso en cuatro ocasiones consecutivas en esta mítica carrera, entre 2015 y 2017, y también se alzó con el campeonato esos mismos tres años.

No en vano, Porsche sigue compitiendo en resistencia con su GT estrella, el 911 RSR, con el que se proclamó campeón de GT del WEC en la temporada 2015 y 2018/2019.

La normativa de los prototipos LMDh, que deberán convivir con los nuevos Hypercar, se dará a conocer pronto, aunque ya son públicos algunos detalles:

  • Estarán basados en un nuevo chasis común tanto para WEC como para IMSA, utilizando elementos del Hypercar de Le Mans y del chasis LMP2, y construido por los cuatro fabricantes actuales de LMP2: Dallara, Ligier, Multimatic y Oreca. Este chasis también se utilizará para la nueva generación de LMP2.
  • El coche utilizará un sistema híbrido común, KERS, situado en el eje trasero.
  • La silueta y el diseño se podrán adaptar al estilo del fabricante, que proporcionará el motor del coche.

Los nuevos prototipos convivirán con los espectaculares Hypercars, cuya entrada en escena está prevista para la próxima temporada, 2020/2021, aunque hay muchas dudas sobre la mesa, puesto que no se ha conseguido atraer a tantos fabricantes como inicialmente se pensaba.

Además, los Hypercars y los LMDh verán su rendimiento igualado por el Equilibrio de Prestaciones, pero el coste de desarrollo de los primeros se plantea mucho más elevado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here