Hyundai debate tres falsos mitos sobre los vehículos a hidrógeno

 

La tecnología del hidrógeno es una de las más limpias y respetuosas con el medio ambiente, pero todavía existen una serie de mitos sobre los vehículos eléctricos de pila de combustible debido al desconocimiento de los usuarios.

En este vídeo, Hyundai rebate los tres mitos principales sobre este combustible alternativo.

La movilidad eléctrica se va abriendo camino con paso firme. Aunque poco a poco los conductores se van familiarizando con conceptos relacionados con las baterías, los tiempos de recarga o la autonomía, todavía existe un gran desconocimiento sobre una tecnología aún más innovadora que elimina de un plumazo muchos de los inconvenientes de los vehículos eléctricos de baterías: la pila de combustible de hidrógeno.

Un buen ejemplo de estos beneficios lo encontramos en el Hyundai NEXO, un SUV de pila de combustible de segunda generación que se reposta en apenas cinco minutos, purifica el aire del exterior y sólo emite vapor de agua.

El primer falso mito sobre el hidrógeno es que se trata de un combustible peligroso. Tal y como explica Hyundai en este vídeo, el hidrógeno es tan seguro como la gasolina. Para garantizar la máxima seguridad de todos los ocupantes, los depósitos de hidrógeno utilizados para automoción son sometidos a exigentes pruebas.

De hecho, estos depósitos sufren disparos, son quemados y expuestos al ácido sin que se produzca ningún tipo de explosión. Por lo tanto, su seguridad está más que garantizada.

El segundo falso mito es que el hidrógeno es un combustible sucio. Pero la realidad es bien distinta. Los vehículos de pila de combustible de hidrógeno no contaminan y, además, el hidrógeno se puede producir utilizando fuentes renovables como la energía solar.

De esta manera se eliminan de manera drástica las emisiones de partículas y de gases de efecto invernadero, al mismo tiempo que se limita la contaminación durante la producción de la energía. Y por si eso fuera poco, estos vehículos utilizan el aire contaminado del exterior para su funcionamiento y, a cambio, sólo emiten vapor de agua, por lo que purifican el aire y tienen un impacto ambiental positivo.

El tercer falso mito es que las pilas de combustible de hidrógeno son muy caras. Sin embargo, con el paso del tiempo, las nuevas técnicas de fabricación reducirán los costes, de la misma forma que ha ocurrido con sectores como la computación.

En la actualidad, cualquier persona puede adquirir un ordenador personal por un coste muy reducido, cuando hace unos años estos productos sólo eran accesibles a grandes corporaciones. Con la pila de combustible ocurrirá exactamente lo mismo.

El Dr. Saehoon Kim, vicepresidente y responsable del Grupo de Pila de Combustible de Hyundai Motor Company, explica que “como cualquier nueva tecnología, los consumidores tienen que aprender sobre el hidrógeno antes de que puedan apreciarlo. Pero los hechos están del lado del hidrógeno”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here