Cómo Volvo lidera la transformación sostenible de la industria del automóvil

Volvo está liderando la transformación sostenible de la industria del automóvil con la ejecución de un ambicioso plan que se va cumpliendo punto por punto.

La realidad actual de la marca ya presenta unos datos y cifras que demuestran su compromiso con el medioambiente. Volvo ya ha electrificado toda su gama de modelos y el 80 % de la electricidad que se utiliza en su red mundial de fabricación es sostenible.

Volvo Cars ha recibido el reconocimiento de las Naciones Unidas por su revolucionaria estrategia de electrificación y el futuro es brillante. El objetivo es que en 2025 todas las ventas de la compañía sean de automóviles eléctricos e híbridos. «Para Volvo Cars, el futuro es eléctrico»”, afirma Håkan Samuelsson, CEO de Volvo Cars.

Entre los objetivos de Volvo Cars no solo está el de reducir las emisiones a través de la electrificación total, área en la que la empresa ocupa una posición de vanguardia. También reducirá las emisiones de carbono en su red de producción, sus operaciones generales y su cadena de suministro, así como mediante el reciclado y la reutilización de materiales. La meta final es que, para 2040, las operaciones de Volvo Cars no tengan ningún impacto sobre el clima.

«Estamos transformando nuestra empresa mediante acciones concretas, no con promesas simbólicas», asegura Håkan Samuelsson. Por ello, en Volvo Cars nos ocuparemos de todo lo que esté bajo nuestro control: es decir, las emisiones procedentes tanto de nuestras operaciones como de nuestros vehículos.

También nos ocuparemos de todo aquello sobre lo cual podamos ejercer alguna influencia, animando a nuestros proveedores y al sector de la energía a unirse a nosotros en aras de un futuro sin impacto sobre el clima».

Estas son solo algunas de las cifras que muestran los impresionantes logros de Volvo Cars en sostenibilidad.

Los números de la gama de modelos

El elemento central del plan climático de Volvo Cars, es que, para 2025, el 50% de las ventas globales de Volvo Cars corresponda a vehículos totalmente eléctricos y el otro 50% a vehículos híbridos.

«Volvo Cars tiene previsto vender un millón de vehículos eléctricos antes de 2025. Lo dijimos y así lo haremos», en palabras de Håkan Samuelsson. Volvo vendió 705.452 vehículos en 2019, un aumento del 9,8 % en comparación con 2018, superando por primera vez en su historia las 700.000 unidades comercializadas en un año.

Entre 2020 y 2025 Volvo Cars va a presentar cinco modelos totalmente eléctricos, uno cada año. El XC40 Recharge P8 con tracción a las cuatro ruedas ofrece una autonomía de más de 400 kilómetros (WLTP) y una potencia de 408 CV.

Volvo ya cumplió el 2019 el objetivo lanzado en 2017 de que todos los vehículos Volvo lanzados a partir de ese año dispondrían de una versión electrificada.

La actual gama Volvo Recharge de híbridos enchufables ofrece en España siete modelos y doce versiones con etiqueta 0 emisiones.

La gama Recharge de modelos recargables de Volvo Cars es un éxito de ventas: durante el primer trimestre de 2020 supuso el 14,7% de todos los automóviles Volvo comercializados. En 2019, Volvo Cars vendió casi 46.000 híbridos enchufables, un 23% más que en 2018 y más del doble que en 2017.

Volvo ya ha vendido más de 100.000 automóviles electrificados en todo el mundo.

Los números de la fabricación

Volvo se ha marcado el objetivo de reducir en un 40% la huella de carbono por vehículo durante toda su vida útil, entre 2018 y 2025.

El 80 % de la electricidad que se utiliza en la red mundial de fabricación de Volvo es sostenible y procede de fuentes renovables. Javier Varela, vicepresidente primero de fabricación y logística de Volvo Cars: «Estamos encantados de ser líderes de la industria de automoción en el cambio hacia la fabricación sin impacto sobre el clima».

El 100 % de la electricidad que se utiliza en la fábrica de Chengdu, la más grande de Volvo Cars en China, es ya de origen renovable. Alrededor del 65% procede de la energía hidroeléctrica, y el resto de energía solar, energía eólica y otras fuentes renovables.

La fábrica de motores de Volvo Cars de Skövde, en Suecia, se convirtió en 2018 en la primera planta de la empresa sin impacto en el clima.

En 2018, Volvo cars instaló 15.000 paneles solares en su fábrica de Gante (Bélgica), la primera instalación de energía solar a gran escala en su red de fabricación global. Dos años antes, esta planta había adoptado un sistema de calefacción urbana que redujo las emisiones de carbono en un 40%, evitando 15.000 toneladas de CO2 al año.

Otros objetivos a corto plazo son reducir, para 2025, un 25% las emisiones de CO2 relacionadas con la cadena de suministro global y un 25% las emisiones de carbono generadas por las operaciones generales de la empresa, incluidas las de fabricación y logística y que al menos el 25% de los plásticos utilizados en todos los vehículos Volvo nuevos sean de material reciclado.

Volvo ha eliminado los plásticos de un solo uso de todas sus oficinas, cafeterías y eventos, de todo el mundo. Esta iniciativa ha logrado sustituir más de 20 millones de objetos de plástico de un solo uso —como cubiertos, vasos o envases de comida— por alternativas más sostenibles, como productos biodegradables hechos de papel, celulosa y madera.

El grupo Volvo Car en 2019

Durante el ejercicio económico de 2019 el grupo Volvo Car obtuvo unos beneficios de explotación de 14.300 millones de coronas suecas (14.200 millones en 2018). Los ingresos durante el período ascendieron a 274.100 millones de coronas suecas (252.700 en 2018).

Durante el ejercicio 2019 las ventas globales alcanzaron el récord de 705.452 vehículos, lo que supone un aumento del 9.8% en comparación con 2018.

Los resultados subrayan la transformación integral de operaciones y Finanzas de Volvo Cars en los últimos años posicionando a la empresa para su próxima fase de crecimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here