Volvo quiere ponerle nuevos nombres a sus vehículos

El CEO de Volvo dijo que la marca sueca planea dar nombres reales a los productos futuros, ya que al parecer, nos despediremos de las insignias familiares como el XC40 y el V90.

Ese es uno de los muchos cambios que parece que se avecinan en Volvo, de propiedad de la china Geely.

El cambio en la estrategia de nomenclatura se programará para reflejar esa transición, dijo el CEO global Håkan Samuelsson a la publicación británica Auto Express.

Aunque la nomenclatura exacta ha cambiado a lo largo de los años, Volvo se ha basado tradicionalmente en un sistema de nombres alfanuméricos desde que construyó su primer modelo, el ÖV 4, que, en inglés, se traduce como “coche abierto, cuatro cilindros”.

Volvo también está migrando hacia un futuro totalmente eléctrico: para 2025 ofrecerá solo vehículos eléctricos de batería e híbridos enchufables y, para 2030, producirá solo BEV.

Nueva estrategia para productos completamente nuevos 

“Si nos fijamos en los autos de hoy, todos tienen XC, T8, AWD, doble árbol de levas: sus especificaciones completas en la parte trasera de muchos autos”, señaló Samuelsson.

“Ahora, estamos hablando de una nueva arquitectura, una que nace eléctrica y totalmente eléctrica. Creo que es bueno y claro señalar que este es un nuevo comienzo.

“Por eso”, agregó, “no vamos a tener números y letras, un tipo de nombre de ingeniería. Vamos a darle un nombre a los coches como le das a un niño recién nacido. Tenemos una discusión muy interesante y creativa sobre esto ahora ”.

Los nombres alfanuméricos se han convertido en la norma en el mercado del lujo, con la excepción de marcas súper premium como Rolls-Royce y Bentley, y algunas exóticas como Aston Martin. Otros, como Lamborghini y Ferrari, utilizan una combinación de nombres y números convencionales que tocan detalles como el tamaño de un motor o si el automóvil tiene tracción total.

Nombres alfanuméricos

Para algunas marcas, los alfanuméricos son una parte intrínseca de su identidad, siendo Audi, BMW y Mercedes-Benz los mejores ejemplos.

Otros pueden ocasionar problemas, como Lincoln donde fracasó, ya que el fabricante de automóviles abandonó los modelos como MKX y MXT por Nautilus y Aviator. Lo de Cadillac es peor, pero a pesar de amagar con hacerlo, no se visualizan cambios.

Volvo modificó su enfoque en numerosas ocasiones. Atrás quedaron modelos como el P1800, 240 y 850. La mayoría de la gente puede distinguir el tipo de estilo de carrocería, así como dónde encaja un modelo Volvo en la alineación con insignias actuales como S40, XC70 y V90, aquí un sedán, SUV y vagones de tamaño y costo cada vez mayores.

Gran transición

Volvo no solo está cambiando de gasolina a eléctrico. También reemplazará las plataformas existentes con nuevas bases similares a las de una patineta, como la nueva Arquitectura de Producto Escalable, o SPA2, que se utilizará para modelos de baterías más grandes, como la XC90 Recharge de próxima generación.

Si Volvo alcanza su objetivo, en la primera etapa de su programa de electrificación, los BEV y PHEV representarán 300.000 ventas en 2025, aproximadamente la mitad de su volumen global.

El primero de los nuevos nombres debería aparecer atornillado a la parte posterior del reemplazo del XC90 que se fabricará en la planta de ensamblaje de Volvo en Carolina del Sur.

Se espera que la producción comience a fines de 2022 como modelo 2023.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here