Porqué los indestructibles autos Alemanes pasaron a ser frágiles ?

Hace unos 50 años la mayoría de los taxis y transporte de ejecutivos se hacían en los Mercedes Benz, casi siempre diesel, ya que era autos indestructibles.

Hoy en día un Mercedes Benz comienza a tener problemas eléctricos al poco tiempo de ser usado, y esos problemas que al principio tienen garantía, llegara un momento que no, y es ahí donde comienza el verdadero calvario de un propietario que compro un auto alemán que pensó que era indestructible. Pues ya no son.

Las piezas de recambio para los autos alemanes son muy costosas, así como lo es su servicio y reparación.

La pregunta es:

Porque de ser autos indestructibles pasaron a ser autos frágiles?

Se sabe que los fabricantes de automóviles alemanes como Mercedes Benz, Audi y BMW tienen más problemas eléctricos en comparación con los fabricantes japoneses.

¿Por qué estos problemas aún existen después de su larga historia de problemas eléctricos, incluso con la tecnología disponible en la actualidad?

Lo que ambos hemos aprendido es que las empresas alemanas tienen una creencia casi fanática en los estándares y procesos.

Si alguien ha elaborado un estándar para los sistemas eléctricos automotrices, entonces ese estándar es simplemente lo que se debe adoptar y construir.

¿Por qué uno alguna vez consideraría hacer más que esos estándares? Esto no tiene sentido y una empresa alemana no lo haría.

También es importante entender cómo se desarrollan los estándares alemanes. Asumen un nivel establecido de durabilidad, junto con la expectativa de un cuidado y mantenimiento estándar.

Los automóviles estadounidenses y japoneses están diseñados para superar los estándares de ciertos componentes, por lo que casi nunca fallarán, incluso si no los mantiene.

Una empresa alemana nunca imaginaría que un automóvil no se mantendría como se esperaba y, por lo tanto, consideraría una tontería y un desperdicio diseñar un componente para que funcione incluso si no se mantiene. Ese “simplemente no está hecho”.

David Risel ex presidente de empresa alemana en EE. UU. nos añade una anécdota para hacer mi punto

Mi amigo trabajaba en control de calidad para una empresa siderúrgica alemana de alto nivel. Recibió una llamada de un cliente que le dijo que la placa de acero entregada no era realmente plana y verdadera.

La superficie era ligeramente redondeada, con los bordes más bajos que el centro. Regresó al ingenio con la denuncia y se negaron a atenderla.

A pesar de que el acero claramente se había hecho mal y había mediciones indiscutibles que mostraban esto, la posición de los gerentes de la planta era que este resultado no era posible porque sus procesos nunca producirían tal resultado.

Estaban en un callejón sin salida total. Estaba absolutamente claro que la planta había hecho mal el acero de alguna manera, pero el gerente de la planta insistía en que esto era imposible porque habían seguido el proceso y el proceso no podía crear este resultado.

Este punto muerto solo se rompió cuando un ingeniero de nivel inferior revisó los registros de fabricación y descubrió que los rodillos no se habían ajustado correctamente.

En ese momento, el gerente de la fábrica dio un giro completo y asumió toda la responsabilidad, aunque momentos antes estaba tan ciega y absolutamente convencido de la infalibilidad de su proceso que había insistido en que tal cosa era completamente imposible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here