Principal / NOVEDADES / Porque los analistas auguran un año de vacas flacas en el sector automotriz

Porque los analistas auguran un año de vacas flacas en el sector automotriz

Según informó el Auto News, a partir del 1 de abril, los concesionarios en los Estados Unidos tenían en sus lotes 4,2 millones de autos nuevos sin vender, en espera de encontrar compradores.

Aunque la situación de exceso de inventario no es tan grave como cuando la economía se desplomó hace una década, es solo 114,000 vehículos menos que el registro de inventario moderno establecido en mayo de 2004.

Sin embargo, si una recesión afecta a la industria automotriz, los concesionarios se pueden encontrar ellos mismos rebasados de inventario.

Durante alrededor de ocho años, las tasas de interés se mantuvieron bajas, lo que permitió a los concesionarios llevar vastos inventarios a bajo costo, pero los concesionarios que dan sus propios préstamos que sacan para financiar sus inventarios, podrían estrechar la presión sobre los concesionarios de autos nuevos, que dependen de otras instituciones para hacerlo.

Con las tasas de interés en aumento continuo, los mismos distribuidores llenos al máximo con más automóviles, camiones, crossovers y vehículos utilitarios deportivos, las tasas han erosionado las ganancias a pesar de algunos incentivos de los propios fabricantes de automóviles. Agregue costos adicionales para almacenar vehículos en ubicaciones fuera del sitio, y la situación se agrava.

Para poner el problema en una perspectiva más amplia, las tarifas para mantener a los autos parados han aumentado desde un mínimo de 1.5 por ciento a más del 5 por ciento ahora. El problema es peor ya que el mercado sigue prefiriendo camionetas y SUV más costosos, que cuestan más para mantener el inventario para los concesionarios.

Cuanto más caro es el vehículo, más le cuesta al concesionario mantenerlo en inventario.

Aunque la demanda de autos nuevos se mantiene estable, el primer trimestre de 2019 mostró que es probable que los días de auge hayan terminado en este ciclo.

La industria automotriz experimentó ganancias increíbles durante la última década, pero las ventas cayeron un 3,2 por ciento en el primer trimestre de este año.

Según el informe, 2019 será probablemente el primer año desde 2014 en que las cifras de ventas caigan bajo los 17 millones de autos nuevos vendidos.

Algunos concesionarios dicen que parte del problema son los fabricantes de automóviles, que continúan presionando a los concesionarios para que se lleven más autos.

Un concesionario que se mostró anónimo, acusó a Fiat Chrysler de prometer pero no entregar incentivos, para abastecer ciertos modelos de venta lenta.

No olvidemos que los concesionarios viven de los fabricantes y viceversa, por lo que esta asociación no siempre es amigable, pero si necesaria.

Tesla es el único fabricante que no tiene concesionarios y vende directo al comprador final, pero ha tenido muchos problemas con los servicios, ya que debe de subcontratar a talleres que den servicios a sus automóviles, que están bajo garantía.

Así como en los 80, donde los fabricantes americanos no sabían cómo competir con los pequeños y eficientes autos japoneses, lo que dio una baja en ventas y saturación de vehículos grandes en los lotes, así está el mercado hoy, saturado de sedanes que no se pueden vender.

Hoy en día el avance del paladar de los consumidores por los SUV’s y Crossover ha hecho que compañías como Ford y GM, dejen de lado sus sedanes para sacar SUV’s y CUV’s de la manga, como ha sido el Ford Ecosport, que es fabricado en India, o el Buick Envision en China.

Hyundai es el típico ejemplo de cómo se hacen las cosas bien. Vio que sus sedanes bajaron de gustos y rápidamente cambio su estrategia, agregando a su línea más CUV’s SUV’s, pero fortaleciendo sus sedanes, y contratando a un presidente estrella como José Muñoz.

Fiat Chrysler eliminó sus sedanes de bajas ventas hace unos años, para enfocarse en mas SUV’S, CUV’s y camionetas, y le fue muy bien hasta hace poco, cuando sus ventas cayeron (menos las de las pick ups Ram), por los constantes retiros y baja fiabilidad, por lo que las vacas flacas se le avecinan.

General Motor le lleva un año de adelanto a Ford, que se acordó tarde de eliminar sus sedanes de bajas ventas, por lo que va a tener una temporada de vacas flacas.

Lo de Toyota es distinto. Sus ventas han bajado porque los consumidores jóvenes sienten que tienen autos aburridos, algo que le paso a General Motors por muchos años. Pero Toyota no se debe de preocupar, ya que sus autos son fiables y los que se fueron regresaran.

Un ejemplo de algo raro es Subaru. Sus ventas han seguido subiendo a pesar de que tiene modelos que no son del gusto del consumidor masivo, pero sus modelos son muy buenos y fiables, y en funcionan muy bien en las peores carreteras y condiciones.

Mi predicción es que este será un año de transición de la industria, donde los consumidores están a la expectativa de lo que pasará con la economía en el 2020, y que prefieren seguir con sus automóviles un año, más a la espera de cómo se estará desarrollando los acontecimientos que están afectando al mundo.

 

Noticias relacionadas

Con Antonio Banderas, Ford tendrá su “Chorus Line” en España

Ford es una compañía cerrada cuando se habla del mercado hispano de los Estados Unidos. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *