La estrategia de Cadillac, un fracaso sin orientación ni identidad, que ha perdido su rumbo

Hubo un tiempo, hace mucho tiempo, en que Cadillac se consideraba a sí mismo como “El Estándar del Mundo”.

Modelos como “Eldorado”, “Deville”, “Biarritz” y “Fleetwood” ayudaron a impulsar la marca General Motors en la mente y los sueños del consumidor estadounidense.

En un momento, un Cadillac era comparable a los modelos de lujo extranjeros vendidos por Rolls Royce, Bentley y Mercedes-Benz.

Claro, “era” comparable, ya fue

Antes de la crisis del combustible en la década de 1970, Cadillac era el automóvil de lujo número uno en ventas en los Estados Unidos; hoy, la marca es mediana en el campo del lujo con poca dirección y casi ninguna dirección.

Ahora no lo malinterprete, modelos como el Escalade han sido un gran éxito desde su presentación a fines de la década de 1990.

El gran SUV ha ganado una plétora de premios y admiración entre el público comprador. Silenciosa, suave, cómoda e imponente en la carretera, la Escalade simboliza todas las cosas que hicieron de un Cadillac un Cadillac.

Basado en la misma plataforma que el Chevrolet Tahoe y el GMC Yukon, el Escalade ha sido un éxito de ventas en el segmento de SUV premium desde que se lanzo. Los ingenieros de General Motors han hecho un trabajo fenomenal con el modelo.

Sin embargo, el resto de la alineación de Cadillac deja mucho que desear. Según US News, el Cadillac XT4, el SUV más pequeño de la marca, ocupa el quinto lugar entre otros SUV subcompactos de lujo en el 2021.

El XT5 ocupa el noveno lugar entre el campo de los SUV medianos de lujo, y el XT6 se ubica en el décimo lugar en el segmento. La única ventaja de la XT6 frente a la XT5 es su tercera fila de asientos opcional, que puede acomodar un total de 7 pasajeros.

El poderoso Escalade, en comparación, ocupa el tercer lugar en el campo de los SUV grandes de lujo, solo detrás del Lincoln Navigator y el Mercedes-Benz Clase G (un SUV que cuesta casi $ 30,000 dólares más).

Se otorgan altas calificaciones al Escalade por su espacio de carga, materiales elegantes, asientos espaciosos y andar compuesto.

Si bien Cadillac apenas mantiene su competitividad en el mercado de los SUV, la compañía prácticamente vaga por el desierto con sus sedanes y cupés.

El CT5 y el CT6 se ubican casi al final entre sus competidores y el ATS es casi una idea de último momento. El único punto de apoyo de la marca en el mercado de automóviles de pasajeros son sus modelos “V” y “Blackwing”, que se han comportado admirablemente frente a los alemanes.

El CT4-V ganó una comparación a tres bandas de la revista “Car and Driver” entre el BMW M235i Gran Coupe y el Mercedes-Benz AMG A35 en octubre del año pasado.

Para tratar de competir con sus pares alemanes, hace un tiempo Cadillac mudó su oficinas a Nueva York. El fracaso fue tal que trataron de silenciar su regreso a Detroit.

Cadillac está fallando debido a 3 razones principales: una identidad de marca poco concluyente, una jerarquía de marca deficiente y la incapacidad de brindar una experiencia de manejo única.

Desde 1976, estos problemas han afectado a la marca y continúan haciéndolo hoy, casi 50 años después

El caso y el punto es el nuevo SUV eléctrico de la marca, recientemente denominado “Lyriq”.  ¿En serio? ¿”Lyriq”? ¿Y eso que significa?

Si estoy cantando una canción, ciertamente no será sobre un Cadillac y dudo que los compradores se sientan atraídos por un automóvil con una marca tan absurda.

Me encantaría ver los estudios de investigación del consumidor producidos por GM que llegaron a tal decisión

Para poner las cosas en perspectiva, la marca ahora se ejecuta con 3 tipos separados de placas de identificación.

1: “Escalade”, que es un símbolo de la historia de Cadillac de utilizar la nomenclatura española y francesa (es decir, ver Deville, Sevilla, Biarritz, etc.),

2: Numeración y letras (es decir, consulte AT4, CT5, CT6), y 3: Un enfoque más moderno y “a la moda” con nombres desconcertantes como “Lyriq”.

Desde la perspectiva de la marca, esto es el equivalente a servir sopa de letras a un grupo a analfabetos, lo que simplemente no tiene sentido.

En otras épocas, Cadillac llenó nuestros corazones de asombro al establecer sus autos como líderes en calidad y estilo.

Los autos conceptuales recientes producidos por la marca como “Ciel” y “Elmiraj” deberían haber entrado en producción, mientras que modelos como el ATS deberían haberse cortado hace mucho tiempo.

Para restablecer su dominio, la empresa debe comprometerse con una estrategia concreta para nombrar sus modelos.

Mientras que muchas marcas como BMW, Mercedes, Lexus y otras usan letras y números para indicar modelos y versiones, Cadillac debería quedarse con nombres más únicos y memorables.

El XT4 es tan inspirador como la avena cortada en acero en la despensa de mi cocina. “Elmiraj” y “Escalade” son palabras que nos inspiran a pensar más profundamente y despiertan la confianza de nuestro propio artista interior.

Dicho de otro modo, ¿preferirías comprar un cuadro de una colección de Picasso o de una web de arte digital? Instintivamente, la mente humana se siente mucho más atraída por los nombres únicos.

El siguiente gran paso que debe tomar Cadillac es crear una mayor independencia de otras marcas de General Motors para brindar una experiencia de manejo única.

La historia de GM es rica en marcas como Oldsmobile, Pontiac, LaSalle y Saturn, todas las cuales tenían su propio punto de apoyo único en el mercado.

Pontiac era la división de rendimiento de GM, Oldsmobile era de rendimiento superior, LaSalle era de lujo de gama media y Saturn era puro valor. Todas caducaron con la bancarrota del 2009.

Hoy Cadillac está tratando de ser demasiadas cosas y nada le sale

¿Es una marca de lujo económica? ¿Es una marca de lujo de la marca? ¿O es solo otro peldaño en la escalera para que GM apunte? rd ha sufrido problemas similares en los últimos años cuando su marca Mercury fue exprimida por Lincoln moviéndose hacia abajo en el mercado.

Ahora, Ford ocupa el campo de precios bajos y medios con Lincoln intentando atraer compradores de alto nivel.

Al igual que Cadillac, Lincoln ha tenido grandes dificultades para ofrecer vehículos de calidad además de los gigantescos Navigator y Aviator.

Sus sedanes son meramente de relleno para los lotes de los concesionarios. Ahora que lo pienso, los fabricantes de automóviles estadounidenses han perdido el rumbo en la provisión de automóviles de lujo de calidad.

Cuando Sergio Marchionne se hizo cargo de Fiat-Chrysler en 2014, Jeep y Ram recibieron atención adicional mientras que Chrysler se desvaneció.

Las identidades de marca de los fabricantes de automóviles de lujo se han vuelto mucho más complejas a lo largo de los años

La incursión de BMW en el campo de los precios bajos ha tenido resultados mixtos, pero marcas como Audi y Mercedes-Benz han capitalizado con éxito autos más baratos. Veo A3 y GLB en todas partes. No puedo decir lo mismo de un Cadillac XT4 o XT5.

La razón por la que el Audi A3 se vende tan bien es que la gente no lo ve como un Jetta borracho; lo ven como su propio modelo independiente. Los toques interiores y los materiales son premium, incluso para su precio, y la experiencia de conducción es animada y orientada al rendimiento.

Hay una diferencia notable entre subirse a un Jetta o un A3. El estilo interior y exterior coinciden con las capacidades de rendimiento anunciadas.

Uno podría ver cierta semejanza entre el Jetta y el Audi A3, pero cada uno ofrece capacidades únicas y lujos estándar.

En comparación, subirse a un Cadillac se siente como un Chevrolet que recibió un buen corte de cabello y afeitado en la barbería de la esquina. Los plásticos pegajosos contribuyen a hacer vibrar los interiores que se ven muy bien en las fotos pero se mantienen mal en las condiciones del mundo real.

Nunca olvidemos al Cadillac Cimarrón, una de las peores imitaciones de lujo de Chevrolet, pero hubo muchas mas, Y seguro lo habrá.

El Cimarron: Es recordado como una de los mas grandes limones de la historia

Cuando un Mercedes-Benz alcanza las 50,000 millas, el cuero aún se ve de primera calidad y se viste de uniforme. En un Cadillac, los refuerzos laterales y las esquinas de los cojines inferiores están agrietados y muestran signos evidentes de envejecimiento. Para una marca de lujo esto es inaceptable.

Lo que ha hecho que marcas como Audi, BMW, Lexus y Mercedes-Benz sean tan atractivas para los compradores es un excelente sentido de atención al ajuste y acabado dentro del vehículo.

Los espacios entre los paneles de las puertas son estrechos y las partes interiores se mantienen silenciosas incluso en las carreteras más difíciles. Los interruptores y otros componentes que tocan las manos de alguien con mayor frecuencia no se desvanecen ni se pelan.

Cadillac haría bien en tomar algunas notas al respecto. Cuando las personas buscan autos de lujo, quieren algo refinado y bien construido.

2021 Cadillac CT4, otro limón 

Quieren algo que no sea necesariamente llamativo pero que imponga un sentido de respeto en el camino. En última instancia, sin embargo, quieren sentir que el automóvil que compraron valió la pena el tiempo y el dinero ahorrados durante años de arduo trabajo.

Cadillac no premia a sus compradores con ese sentimiento, ni gana corazones jóvenes

La marca está atrapada en el medio con Buick para competir por el campo de precio medio que está siendo arrebatado rápidamente por Chevrolet y GMC de lujo.

La reciente reintroducción de la marca Hummer por parte de General Motor diluirá aún más las ventas en el segmento de lujo del mercado. Todo muy bien hasta que los problemas eléctricos surjan, algo muy común en los vehículos de General Motors.

Hubo una vez en que una persona más joven compraba un Chevrolet como su primer automóvil y se cambiaba a un Oldsmobile o Pontiac después de una gran promoción.

Luego, más adelante en la vida, se mudarían a un Buick o a un Cadillac cuando se acercaran a la jubilación. La jerarquía de marca es importante cuando se intenta delinear qué hace que un automóvil de lujo sea único para los compradores.

General Motors ha enturbiado ese enfoque empujando a Cadillac hacia abajo en el mercado, lo que ha obligado a la compañía a competir con ofertas populares de Chevrolet y GMC.

Las marcas alemanas están ansiosas por ver caer el atractivo de Cadillac, a medida que sus empresas continúan innovando en el campo de lujo de precio medio.

Los compradores solían entrar en un concesionario de Cadillac esperando lo mejor que el dinero pudiera comprar. Ser propietario de un Cadillac fue una vez un motivo de orgullo y respeto.

Hoy, fuera del Escalade, los compradores seguirán alejándose de la marca a medida que acuden a mejores competidores de Japón, Corea, Inglaterra, Suecia, Italia y Alemania.

Cadillac no ha podido encontrar un punto de apoyo significativo en un mercado que una vez dominaron, ahora que lo pienso, el mismo que crearon y han perdido.

 

Articulo, gentileza de Jordan Zuker 

Artículo anteriorEE.UU. ¿ Cuales son los Estados que todavía se aferran a los autos “Made in the USA” ?
Artículo siguienteMas de 275,000 Hyundai pudieran estar afectados por un retiro masivo de seguridad
Enrique Kogan comenzó su pasión por los autos a los 6 años de edad cuando su padre lo llevó a ver las carreras de autos en su ciudad natal, Buenos Aires, Argentina. Desde entonces no ha habido carrera de ninguna fórmula o país que no haya visto en la televisión o que haya asistido personalmente. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles, y en 1982, ya en Miami, fundó su primera revista (Automundo) sobre la industria en los Estados Unidos. Vendió Automundo en 1992 y aún hoy se publica. Produjo exhibiciones automotrices (la exhibición de autos exóticos y deportivos más grande del mundo, con su primera llave de la ciudad). Produjo eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Enrique Kogan posee 4 llaves de distintas ciudades, 6 proclamaciones de distintas ciudades, numerosas condecoraciones y premios, ademas de haber sido invitado a la Casa Blanca, durante la presidencia de Clinton. Organizó el festival argentino más grande del mundo y Rock en Miami, el festival de Rock latino más grande de los Estados Unidos. Editó varias publicaciones exitosas. Hoy escribe diariamente haciendo revisiones semanales de autos nuevos, en los medios hispanos más grandes de los Estados Unidos, mientras mantiene en lo mas alto, el sitio www.purosautos.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here