El “Minotauro” un Huracán EVO expresado en pintura por un artista Italiano

En La Bullona de Milán, se dio a conocer la obra de arte conocida como “Minotauro” (Minotauro): mito, cuerpo de hombre y toro, expresado en pintura sobre la carrocería de un Huracán EVO.

La obra es una expresión del dinamismo, el poder y las emociones más íntimas que el artista experimentó mientras conducía el Huracán EVO, retratado a través de las poderosas características del cuerpo de un hombre creado por las yemas de los dedos de Paolo Troilo.

La pintura en constante evolución de Paolo Troilo utiliza la representación del cuerpo masculino como elemento definitorio y medio de comunicación.

La obra, titulada “Minotauro”, debe su nombre a la mezcla de emoción y significado que experimentó el artista cuando se encontró con Lamborghini.

“Fue inspirador conocer a Paolo Troilo y su expresividad artística. En nuestra empresa estamos acostumbrados al arte y la forma en que siempre ha influido en nuestros coches ”, comentó Christian Mastro, director de marketing de Automobili Lamborghini.

“Sin embargo, cuando nuestro producto y las emociones que trae se unen con la sensibilidad de un artista como Troilo, se crea algo diferente y excepcionalmente único como ‘Minotauro’, y estamos muy orgullosos de ello”.

El artista rinde homenaje al Huracán EVO al representar una fusión entre el hombre, símbolo del toro de Automobili Lamborghini, y el concepto de mito expresado en la fuerza indomable –sobrenatural y casi animal– que emana la figura del hombre pintada en los costados del automóvil. .

La fuerza comunicada por los antebrazos y los puños cerrados en el capó delantero recuerdan a los cuernos de un toro.

“Tiempo. Estoy enamorado de la idea de la lentitud y siempre la he defendido como clave para el placer, la cultura, la belleza y el éxito.

Pero hay algunos encuentros que te cambian ”, explica Paolo Troilo, creador de la obra. “Ver el Lamborghini Huracán EVO y probarlo me sugirió que también hay cosas capaces de liberar la misma energía con aceleración, con velocidad, con impulso.

Escuché el sonido del viento levantarse a medida que el espacio se estrechaba y el tiempo se distorsionaba: sentí un viento que fluía y lo usé para pintar en la musa misma, la inspiración de estas emociones: el Huracán, mi Minotauro ”.

Del 4 al 13 de noviembre, el Huracán EVO pintado por Paolo Troilo junto con algunas de las otras obras del artista se exhibirá en el Palazzo Serbelloni en Corso Venezia, 16 en Milán, como parte del “TROILO-MILANO SOLO ANDATA” (TROILO- MILAN ONE WAY), comisariada por Luca Beatrice.

Paolo Troilo nació en Taranto el 27 de marzo de 1972, hijo de Antonio y Lucía Troilo.

Su considerable talento se hizo evidente incluso a la edad de siete años a través de su dibujo, que su madre cuidó con amor dejando siempre hojas de papel y lápices por la casa.

Su padre, un anestesista, pronto comenzó a encargarle que realizara ilustraciones de anatomía patológica para mostrarlas en conferencias médicas.

Paolo estudió en el Instituto Europeo de Diseño en Roma, luego Artes y Arquitectura en la Universidad de Florencia, pero nunca terminó ninguno de estos estudios porque estaba ansioso por trabajar en publicidad.

En 1997 se trasladó a Milán e inició su ilustre carrera en este sector.

El camino hacia el éxito comenzó con el prestigioso Saatchi & Saatchi, que lo llevó a ser nominado Mejor Director Creativo Italiano en 2007 con la presentación del Gran Premio del Club de Directores de Arte Italiano.

Si tuviéramos que dar una fecha para el inicio de su carrera artística, probablemente sería abril de 2005 cuando, aún trabajando en publicidad, decidió pasar del dibujo al noble arte de la pintura.

Sin embargo, el día que comenzó a reunir los materiales que necesitaba para dar ese salto, se olvidó de comprar pinceles. Este es el “error” que nos dio su técnica; la necesidad de expresarse a toda costa se convirtió en una virtud.

Comenzó a pintar con los dedos y esta técnica, junto con los poderosos resultados figurativos, lo hacen único.

En 2009 dejó la publicidad para seguir su pasión por la pintura. En 2011 fue seleccionado para la 54ª Bienal de Venecia.

En 2013 se convirtió en artista independiente, dejando todas las galerías de arte que lo representaban para seguir su propio camino con la ayuda de mecenas.

Sus obras se han expuesto en Singapur, San Francisco, Estambul, Tel Aviv, Los Ángeles, Nueva York, Milán, Roma, Palermo y Florencia.

Vive y trabaja en Milán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here