Diez consejos para evitar conducir con stress durante esta pandemia

El stress es un problema muy frecuente en la sociedad actual y mucho más en la situación en la que nos encontramos a causa de la pandemia provocada por el COVI-19, donde la incertidumbre, el miedo y el sentimiento de vulnerabilidad, disparan nuestros pensamientos angustiosos sobre la situación actual y el futuro próximo, generando malestar, desasosiego y alterando nuestro sistema nervioso.

Ante la actual realidad puedes encontrarte bajo presión y estrés, tanto por miedo al contagio del coronavirus y sus consecuencias, como por las responsabilidades derivadas del trabajo y la incertidumbre del momento.

Es muy importante que sepas, y tengas muy en cuenta, que alrededor de un 20% de los accidentes de tráfico se relacionan -directa o indirectamente- con el estrés y sus síntomas.

Te queremos hacer diez recomendaciones básicas y fundamentales para tratar de mejorar la seguridad en nuestros desplazamientos, ya sea en vehículo particular, en transporte público o a pie, por motivos laborales o de extrema necesidad, o utilizar el vehículo como herramienta de trabajo.

1. Procura dormir las horas necesarias, siguiendo las recomendaciones de una higiene de sueño adecuada.

El sueño es una función vital del ser humano, necesaria tanto para recuperar las funciones básicas de nuestro cuerpo, como para consolidar el aprendizaje. Si no dormimos lo suficiente o no tenemos una buena calidad del sueño, tendremos dificultadas para atender, pensar y tomar decisiones seguras cuando conducimos.

2. Intenta mantener una dieta saludable y beber mucha agua.

Si por diferentes razones estos días se ve alterada tu dieta, intenta seleccionar, dentro de tus posibilidades, alimentos variados, sobre todo frutas, verduras y deja atrás los procesados y las grasas, así como las comidas copiosas que generaran pesadez y somnolencia. Bebe agua para que tu cuerpo este hidratado y pueda realizar sus funciones sin demasiado esfuerzo, no le generes más estrés.

3. Reduce el consumo de café y otros estimulantes.

Recuerda que los estimulantes pueden convertirse en un enemigo tanto para el estrés, ya que lo aumentan o lo mantienen, como si los utilizas para combatir el sueño o la fatiga. El café o el té, son algunas de las bebidas estimulantes a las que se suele recurrir cuando se está cansado al volante, pero cuidado, ya que pueden provocar el denominado “efecto rebote” y hacer que caigas de repente en fase de somnolencia o cansancio una vez pase su efecto más inmediato.

4. Evita el consumo de alcohol y no te automediques.

El alcohol, aunque sea una pequeña dosis, no es recomendable cuando estamos a manos de un vehículo, pues altera nuestra percepción del riesgo y merma   nuestras capacidades básicas. Aunque en ocasiones no seamos conscientes de los efectos que produce, no te confíes. Recuerda al volante, alcohol cero.

De la misma manera, hay que conocer los efectos secundarios de la medicación que estemos tomando, ya que algunos fármacos pueden mermar ciertas capacidades como la visión. Consulta a tu médico si la medicación tiene efectos que puedan alterar la conducción, y nunca la combines con alcohol.

5. Intenta no dedicar mucho tiempo a pensamientos catastrofistas o negativos.

Rumiar pensamientos o ideas que su solución no depende de nosotros no nos ayudan en nada pues aumentan nuestro desasosiego e incertidumbre. Mantén dentro de tus posibilidades tu mente ocupada en otras cosas y no te expongas a demasiada información sobre la pandemia.

Este tipo de pensamientos mientras conduces pueden acaparar tu mente y distraerte, dejando de prestar atención a estímulos e información relevante del entorno vial, y favorecer que cometas conductas inseguras.

6. No te pongas metas inalcanzables y prioriza lo importante.

Ordena tu mente, haz una lista de las cosas que tienes que hacer y una vez realizada, clasifícala por prioridades o importancia, y piensa lo que realmente puedes hacer con el tiempo del que dispones. Si estás trabajando estos días y debes conducir, trata de evitar las prisas para llegar a todo, no va más rápido el que más corre.

7. Si encuentras un hueco, haz algo que te entretenga y relaje.

Intenta pensar en cosas que te gustan o prueba a sacar tiempo para hacer alguna de esas cosas pendientes que siempre has deseado y que sean placenteras. Dedica tiempo a pequeñas cosas agradables y relajantes, esto hará que se reduzca tu estrés mental.

8. Si estas conduciendo escucha música que te guste, no estés continuamente pendiente de la información sobre la pandemia.

Ciertas noticias solo nos generan más desasosiego e incertidumbre, intenta escuchar música que te guste o descárgate podcast de programas favoritos ¿Por qué no te haces una playlist, con aquellas canciones que siempre despertaron sensaciones positivas?

9. Aunque percibas vías con menor densidad de tráfico y vayas con prisas, no te confíes el riesgo sigue existiendo.

El riesgo en la movilidad siempre es constante y nunca debemos bajar la guardia, aunque subjetivamente percibamos que estamos solos en las vías y que no puede pasar nada. Estos pensamientos son falsas sensaciones y percepciones de seguridad, pues la velocidad excesiva o inadecuada puede jugarnos una mala pasada.

10. Si estas conduciendo y tienes un ataque de ansiedad o pánico (falta de aire, palpitaciones, sensación de ahogo y desbordamiento), lo más recomendable es que detengas tu vehículo en una zona segura lo más rápidamente posible y solicita ayuda comunicándolo en el trabajo, familiares, etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here