Ram debe retirar 250,000 camionetas Ram Diesel de servicio pesado en toda América del Norte

Las camionetas Ram son populares, y a simple vista gustan mucho. Pero no hay una que no tenga un problema, ya que cada mes deben ser llamadas a revisión por alguna falla.

Y los clientes ya están cansados de estar llevándolas a los concesionarios a repararlas.

Stellantis, la marca madre de Ram dijo que está retirando del mercado casi 250,000 camionetas Ram Diesel de servicio pesado en todo el mundo por un problema con las bombas de combustible que puede hacer que los vehículos se detengan o impidan que arranquen.

Los vehículos afectados son ciertas camionetas de servicio pesado Ram 2500 y 3500 del 2019 y 2020 y camionetas con chasis cabina Ram 3500, 4500 y 5500 que están equipadas con motores turbodiésel Cummins de 6.7 litros.

El retiro cubre aproximadamente 222,410 vehículos en los EE. UU., 20,539 en Canadá y 3,525 en otros mercados fuera de América del Norte, mayormente en México.

Las bombas de combustible de alta presión en los vehículos afectados pueden estar sujetas a “desgaste inadvertido que puede contaminar sus mecanismos con virutas de metal”, lo que podría resultar en una parada del vehículo o pérdida de potencia, dijo Stellantis en un comunicado el miércoles.

El fabricante de automóviles dijo que no tiene conocimiento de lesiones o accidentes relacionados. Al 27 de octubre, FCA US tiene conocimiento de 495 registros de asistencia al cliente y 6,399 reclamos de garantía, según un documento de retiro presentado ante la NHTSA.

Para solucionar el problema, se reemplazarán las bombas de combustible de los vehículos afectados y se actualizará el software del módulo de control del tren motriz. Si es necesario, también se reemplazarán componentes adicionales del sistema de combustible.

Los concesionarios y propietarios de vehículos serán notificados el 1 de enero o alrededor de esa fecha, según el documento.

El retiro voluntario se produce después de que la NHTSA el mes pasado abriera una evaluación preliminar para evaluar posibles problemas de seguridad en casi 605,000 camionetas Ram diesel de servicio pesado de los años modelo 2019 y 2020.

La Oficina de Investigación de Defectos de la agencia dijo que recibió 22 quejas de propietarios de vehículos y dos informes de campo que alegaban incidentes de parada o pérdida de energía como resultado de fallas en la bomba de combustible de alta presión en las camionetas Ram 2500, 3500, 4500 y 5500 de servicio pesado de esos años modelo.

Los camiones están equipados con motores turbodiésel Cummins de 6,7 litros

En su declaración, Stellantis dijo que la decisión de emitir un retiro se tomó “independientemente” de la investigación relacionada de la NHTSA y que el “proceso de determinación de defectos del fabricante de automóviles se inició antes de que se anunciara la investigación”.

FCA emitió un aviso de garantía a los concesionarios en noviembre de 2019 sobre una campaña para “recopilar, monitorear y corregir problemas de calidad” en ciertas camionetas Ram modelo 2018 a 2020 con motor Cummins de 6.7 litros, según un documento presentado por NHTSA.

Como resultado de la campaña, el fabricante de automóviles y el proveedor de bombas recogieron e inspeccionaron las bombas de combustible de alta presión.

La mayoría de las investigaciones de la NHTSA comienzan como evaluaciones preliminares, en las que los ingenieros de la agencia solicitan información al fabricante, incluidos datos sobre quejas, lesiones y reclamos de garantía.

El fabricante también puede presentar su opinión sobre el supuesto defecto y puede emitir un retiro del mercado.

Después de la evaluación, NHTSA cerrará la investigación o pasará a la siguiente fase.

Si existe un defecto relacionado con la seguridad, según la NHTSA, la agencia puede enviar una carta de “solicitud de retiro” al fabricante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here