Quien fue Pedro Rodríguez de la Vega, el Mexicano que pasó a la historia del automovilismo

Por Ignacio Cardona

 

Era considerado como uno de esos pilotos a los que nunca les puede pasar nada. Fue el mas temerario de todos en su época.

Su dilatada campaña, con pocos o casi ningún accidente, su reconocida solvencia para dominar máquinas extremadamente potentes y los numerosos triunfos en el Campeonato Mundial de Marcas lo envolvieron en una aureola de seguridad aparentemente inexpugnable.

Sin embargo, un accidente dejo truncada su vida y con ello una leyenda para el orgulloso de los Mexicanos, que persiste hasta hoy en día.

Pedro Rodriguez de la Vega nació el 18 de enero de 1940 en la Ciudad de México. Fue el segundo hijo y el primer varón del matrimonio conformado por Pedro Natalio Rodríguez Quijada y Conchita de la Vega Gorráez. Tuvo cuatro hermanos: Conchita, Federico, Ricardo y Alejandro.

Tomó clases de charrería, junto a su hermano Ricardo, por sugerencia de su padre. En su casa, Pedro también era ‘Coco’; sólo su familia y la gente más cercana le decían así. Su primer contacto con los deportes sobre ruedas fue el ciclismo.

Sus primeras notas y reportajes en periódicos fueron precisamente por sus resultados y participaciones en el ciclismo. Fue campeón nacional de ciclismo de su categoría en 1950.

Su primer ídolo fue el argentino Juan Manuel Fangio

Comenzó a competir en motocicletas en 1952. Fue campeón nacional de motociclismo en 125 cc en 1953.

Apasionado de la velocidad, Pedro asistía con frecuencia a los arrancones que se realizaban las noches de los fines de semana en las calles de Horacio y Homero en el Distrito Federal; no podía participar porque no tenía auto.

Cuando tenía 14 años molestaba mucho a su hermana hasta que un día Conchita se cansó, le pegó y lo noqueó.

Su debut internacional fue a bordo de un Ferrari 500TR en Nassau, Bahamas, en 1957.

En 1968 se convirtió en el único piloto mexicano en ganar las 24 Horas de Le Mans con un Ford GT40 junto con el belga Lucien Bianchi.

Su primer Gran Premio de Fórmula Uno fue el de Estados Unidos en 1963, en el circuito de Watkins Glen.

La primera vez que subió a un podio de F1 lo hizo en el primer lugar, en el GP de Sudáfrica en 1967.

Debido a su indisciplina y carácter complicado en la adolescencia, a los 15 años su papá lo ingresó a una escuela militarizada en Alton, Illinois, la Western Military Academy. Estuvo ahí de 1955 a 1957.

Para la Navidad de 1956, Pedro no pudo pasar esa fecha con su familia porque estaba en Estados Unidos, pero su papá le compró un Corvette 1957 plateado de regalo.

Durante su estancia en la academia militar, Pedro se dedicó a hacer pesas y desarrollar sus músculos; fue entonces que sus amigos le decían ‘Plomo’, porque al saludar les daba un golpe en la espalda y parecía que tenía mano de plomo.

Le gustaba la comida picante y por eso siempre llevaba a sus viajes Salsa Tabasco para sazonar sus comidas

Su último podio en la Fórmula Uno fue en el Gran Premio de Holanda de 1971 (2o lugar).

Inscribió su nombre como el primer ganador en el Circuito de la Magdalena Mixhuca, ahora Hermanos Rodríguez, el 20 de diciembre de 1959.

Pedro, junto con su hermano Ricardo, abrió algunos negocios como Automóviles Deportivos S.A. y Distribuidora Rodríguez S.A., ambos en el Distrito Federal.

Se casó el 25 de agosto de 1961 con Angelina Damy, amiga de su madre y quien era más de 20 años mayor que él. No tuvieron hijos.

Por su gran talento en condiciones de lluvia y en la noche, le decían ‘Ojos de gato’. Luego de la trágica muerte de su hermano, en las prácticas del GP de México de 1962, consideró el retiro del automovilismo.

Disputó 55 carreras de Fórmula Uno, ganó dos Grandes Premios (Sudáfrica 1967 y Bélgica 1968), subió siete veces al podio y sumó 71 puntos.

Es el único mexicano, hasta ahora, que ha ganado un Gran Premio de Fórmula Uno. Fue Campeón Mundial de Resistencia en 1970 y 1971.

Su último triunfo fue en los 1000 Kilómetros de Österreichring en 1971

Se lo considera el mejor piloto mexicano de todos los tiempos. Domador de la bestia 917 auto con el que tiene en récord de velocidad en Le Mans, aún vigente.

No asistió al debut de Ricardo, su hermano menor, en la Fórmula Uno, a bordo de un Ferrari, en el GP de Italia en 1961. Con Ricardo ganó los 1000 Kilómetros de Monthlery, Francia, a bordo de un Ferrari en 1961 y 1962.

Tras la muerte de Ricardo, viajó a Estados Unidos para hablar con Juan Manuel Fangio, el ídolo que se convirtió en amigo, sobre el accidente mortal de su hermano y para pedirle consejo.

En febrero de 1963, corrió por primera vez desde la muerte de su hermano. Fue en las 3 Horas de Daytona y ganó.

En total, ganó cuatro ocasiones en Daytona pues también lo hizo en los 2000 Kilómetros en 1964, con Phil Hill; y las 24 Horas de 1970, con Leo Kinnunen, y en 1971, con Jackie Oliver.

Murió el 11 de julio de 1971 luego de un accidente en las 200 Millas de Norisring, en Nüremberg, Alemania, a bordo de un Ferrari 512M. La carrera no estaba en su calendario, pero decidió participar.

El domingo, antes de esa carrera de la Inter series, Pedro envió un telegrama a su padre que decía: “Corro hoy en Nuremberg; llamo después de la carrera”.

El telegrama llegó a su destinatario el lunes 12 por la mañana, cuando su familia y todo México sabían ya de su fallecimiento.

Pedro fue declarado muerto el domingo 11 de julio de 1971 a las 15:30 horas locales en el Hospital Municipal de Nuremberg, donde no sobrevivió a un cuarto infarto.

De acuerdo con el informe de la policía alemana, el cuerpo de Pedro tenía fractura en la base del cráneo, en la pelvis y piernas, además de quemaduras en el 25 por ciento de su cuerpo.

El jueves 15 de julio, el cuerpo de Pedro llegó a la Ciudad de México, donde miles de personas esperaban en el aeropuerto para honrarlo.

El entonces presidente de México, Luis Echeverría, llegó a Gayosso de Sullivan para montar guardia de honor. Fue enterrado junto a su hermano Ricardo en el Panteón Español. El Circuito de la Magdalena Mixhuca fue rebautizado como Hermanos Rodríguez en 1973.

En el aniversario luctuoso 35, una placa de bronce fue colocada en el lugar del accidente en una iniciativa encabezada por la Scuderia Rodríguez.

Cuando Pedro Rodríguez de la Vega sufrió el accidente mortal iba ganando la carrera. Fue considerado el mejor piloto de su época sobre pista mojada.

De carácter discutido, irascible, antipático, no fueron pocos los problemas que su ruda personalidad le acarreó en su paso por la vida

Sin embargo, como piloto nadie se atrevió a discutirlo jamás. Fue universalmente reconocido como el más valiente, el más temerario, el más arriesgado, el más rápido en los circuitos más veloces.

Junto con Jo Siffert, fue considerado el piloto más valiente en el deporte del motor, un ejemplo de esto que es los dos que tocan a través del entonces muy estrecho y muy peligroso Eau Rouge esquina en la lluvia en sus 917s a principios de los años 1000 kilometros de Spa- Francorchamps.

Después de ganar la clase LMP2 en el 2013 24 Horas de Le Mans, la victoria de primera clase para un piloto mexicano desde Rodríguez, Ricardo González reconoció a Pedro Rodríguez como su héroe.

La primera horquilla en el Daytona International Speedway (la horquilla derecha) lleva el nombre de la curva de Pedro Rodríguez.

En 1973 la pista de la ciudad de México Magdalena Mixuhca, donde F1, Champ Car, NASCAR y otras series fueron renombradas para él y Ricardo: Autodromo Hermanos Rodríguez.

En julio de 2006, una placa de bronce fue colocada en el lugar de su accidente en Nuremberg, los esfuerzos conjuntos de la Scuderia Rodríguez (la fundación de amigos y familia) y las autoridades de la ciudad.

La Scuderia mantiene viva la memoria de los hermanos Rodríguez, sirviendo como registrador de objetos de recuerdo y automóviles de Rodríguez, y certificándolos.

Su secretario general, Carlos Jalife, publicó la biografía de los hermanos Rodríguez en diciembre de 2006, con una traducción al inglés lista para la venta en Estados Unidos, Canadá e Inglaterra, que ganó el premio del libro Guild Book del año en 2009.

Artículo anteriorConozca el “Inferno” el súper auto hecho en México
Artículo siguienteEl auto show de Los Ángeles se hace más interactivo y social
Enrique Kogan comenzó su pasión por los autos a los 6 años de edad cuando su padre lo llevó a ver las carreras de autos en su ciudad natal, Buenos Aires, Argentina. Desde entonces no ha habido carrera de ninguna fórmula o país que no haya visto en la televisión o que haya asistido personalmente. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles, y en 1982, ya en Miami, fundó su primera revista (Automundo) sobre la industria en los Estados Unidos. Vendió Automundo en 1992 y aún hoy se publica. Produjo exhibiciones automotrices (la exhibición de autos exóticos y deportivos más grande del mundo, con su primera llave de la ciudad). Produjo eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Enrique Kogan posee 4 llaves de distintas ciudades, 6 proclamaciones de distintas ciudades, numerosas condecoraciones y premios, ademas de haber sido invitado a la Casa Blanca, durante la presidencia de Clinton. Organizó el festival argentino más grande del mundo y Rock en Miami, el festival de Rock latino más grande de los Estados Unidos. Editó varias publicaciones exitosas. Hoy escribe diariamente haciendo revisiones semanales de autos nuevos, en los medios hispanos más grandes de los Estados Unidos, mientras mantiene en lo mas alto, el sitio www.purosautos.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here