Porque no hay que fiarse de los sistemas de conducción semi-automáticas ya existentes en muchos vehículos

Por Manuel Arroyo

 

Dos quintas partes de los estadounidenses esperan que los vehículos equipados con sistemas automáticos de manejo con nombres como Piloto automático, ProPilot y Pilot Assist puedan conducir sin intervención humana.

Esa creencia ni siquiera está cerca de lo que es capaz de la tecnología de auto-conducción de hoy en día.

En parte, eso se debe a la cantidad de atención que los sistemas autónomos (auto-manejo) reciben como la próxima gran cosa. También se debe en parte a los nombres con los que se comercializan estos sistemas.

Un nombre como “Piloto automático” evoca una imagen de un vehículo con un solo interruptor que pone el automóvil en modo de conducción automática, dejando al conductor libre para hacer otras cosas.

Los investigadores de AAA probaron tres sistemas de conducción autónomos bien publicitados para descubrir cómo los vehículos equipados con los sistemas parcialmente autónomos de hoy funcionan en condiciones que son comunes en las carreteras públicas.

El director de AAA de ingeniería automotriz y relaciones de la industria, Greg Brannon, comentó:

Tanto las pruebas en el mundo real como las de curso cerrado expusieron limitaciones separadas pero igualmente serias con estos sistemas.

Refuerza que todavía hay mucho trabajo por hacer para educar a los consumidores sobre los matices entre los nombres de los sistemas y la funcionalidad y que es demasiado pronto para referirse a estas tecnologías de vehículos como automatizadas.

Los sistemas autónomos se dividen en seis categorías o niveles de 0 a 5.

Los sistemas que están actualmente disponibles han alcanzado el nivel 2, que AAA describe como “Automatización de conducción parcial a través de un sistema que controla la dirección para mantener la posición del carril y el movimiento hacia adelante para mantener un conjunto Velocidad o distancia de seguimiento adecuada. El conductor debe permanecer ocupado y realizar tareas de conducción”.

Los investigadores de la AAA encontraron que en la conducción en circuito cerrado, los sistemas de conducción autónomos de nivel 2 se desempeñaban de acuerdo con las expectativas.

En las pruebas en el mundo real, se desempeñaron mejor en autopistas abiertas y autopistas con tráfico de parada y salida.

Los sistemas fueron “desafiados en autopistas con tráfico moderado y por conducción urbana a lo largo de calles de superficie”.

El resultado de las pruebas es que los sistemas de conducción autónomos de hoy no son capaces de tomar el control total del vehículo.

Se tropiezan con las condiciones del mundo real, como marcas de carril deficientes, patrones de tráfico inusuales y vehículos estacionarios.

Brannon de AAA advierte a los consumidores que no tomen los nombres de los sistemas de los vehículos a su valor nominal:

“Una terminología vaga o confusa puede llevar a alguien a sobreestimar la capacidad de un sistema, colocando involuntariamente al conductor y otros en la carretera en riesgo”.

El informe de la AAA, que incluye una explicación clara de los seis niveles de conducción autónoma, está disponible en el sitio web de la organización.

Zona de los archivos adjuntos

Artículo anteriorEl Lamborghini SC18 es el primer auto fabricado exclusivamente para competición por el fabricante Italiano
Artículo siguienteLa división de rendimiento Toyota, le da luz verde al Camry y Avalon TRD
Enrique Kogan comenzó su pasión por los autos a los 6 años de edad cuando su padre lo llevó a ver las carreras de autos en su ciudad natal, Buenos Aires, Argentina. Desde entonces no ha habido carrera de ninguna fórmula o país que no haya visto en la televisión o que haya asistido personalmente. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles, y en 1982, ya en Miami, fundó su primera revista (Automundo) sobre la industria en los Estados Unidos. Vendió Automundo en 1992 y aún hoy se publica. Produjo exhibiciones automotrices (la exhibición de autos exóticos y deportivos más grande del mundo, con su primera llave de la ciudad). Produjo eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Enrique Kogan posee 4 llaves de distintas ciudades, 6 proclamaciones de distintas ciudades, numerosas condecoraciones y premios, ademas de haber sido invitado a la Casa Blanca, durante la presidencia de Clinton. Organizó el festival argentino más grande del mundo y Rock en Miami, el festival de Rock latino más grande de los Estados Unidos. Editó varias publicaciones exitosas. Hoy escribe diariamente haciendo revisiones semanales de autos nuevos, en los medios hispanos más grandes de los Estados Unidos, mientras mantiene en lo mas alto, el sitio www.purosautos.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here