Porque los Estados de la nación y las automotrices se alinearon en la lucha contra el estandarte del consumo de combustible

En agosto de 2018 la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos EPA) y la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), emitieron propuestas revisiones a un reglamento de la era Obama, que requiere menores emisiones de vehículos motorizados y mayores calificaciones de millaje para el 2025.

Pero esta propuesta estuvo de inmediato bajo fuego en varios Estados de la nación.

California, junto con otros 22 estados, el Distrito de Columbia y cuatro ciudades, presentaron una demanda el 27 de mayo desafiando la reversión propuesta por la administración Trump en 2018 del estándar más fuerte de 2013, negociado entre la administración Obama y la industria automotriz.

Las partes interesadas tenían hasta el 28 de junio para presentar mociones para intervenir en la demanda que está siendo considerada por la corte federal de apelaciones del Distrito de Columbia.

Además de una presentación de los estados y ciudades que presentaron la demanda en mayo, cinco fabricantes de automóviles presentaron una moción para intervenir.

Ford, BMW, Honda, Rolls-Royce y el Grupo Volkswagen, solo buscan ser parte de cualquier recurso que la corte otorgue en caso de que acepte el caso para su revisión.

En su presentación, los fabricantes de automóviles dicen que tienen la intención de lograr mayores reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero para automóviles de servicio liviano, que los requisitos de la norma propuesta por la administración Trump (llamada Norma SEGURA Parte Dos).

Sobre esa base, tienen un sustancial interés en cualquier recurso impuesto por el tribunal.

Bajo la nueva regla, el aumento anual en la economía de combustible es de solo 1.5% para los años modelo 2021 hasta 2026. El resultado sería reducir el estándar de Eficiencia de Combustible Promedio Corporativo (CAFE) a 37 mpg, muy por debajo del requisito de 46.7 de la era de Obama. mpg.

El mayor problema puede ser la eliminación de la nueva regla de la exención otorgada a California en 2013 para establecer estándares de calidad del aire que eran más restrictivos que los estándares federales. La exención también extendió a cualquier estado la capacidad de igualar los estándares de California.

Debido a que California y los estados que se unieron a la demanda son responsables de aproximadamente el 30% de todos los automóviles nuevos vendidos en los Estados Unidos, los fabricantes de automóviles tienen que elegir si construir dos versiones del mismo modelo o imponer a los 50 estados las reglas más estrictas.

Algunos fabricantes de automóviles, incluidos General Motors, Fiat Chrysler y Toyota Motor, han respaldado los cambios de la administración Trump.

Sin embargo, ningún fabricante de automóviles quiere construir dos versiones del mismo vehículo, y es por eso que Ford y los demás presentaron una moción esta semana para ser incluidos en cualquier discusión sobre el remedio de la corte de apelaciones.

 

Fuente: 24/7wallst

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here