MG regresa a México y pudiera cruzar el Rio Grande a los Estados Unidos

Tras la desintegración del Grupo Rover, MG se vendió al gigante automovilístico chino SAIC en 2007 y, aunque sus vehículos todavía se desarrollan en el Reino Unido, ya no se fabrican allí.

Ahora y luego de 15 años de ausencia, la marca MG regresa al mercado mexicano. Sin embargo, cualquiera que recuerde el nombre de los días en que los autos deportivos británicos eran algo común en las carreteras de América del Norte puede llevarse una sorpresa.

Ahora, a medida que los fabricantes nacionales chinos comienzan a empujar más allá de las fronteras del país, MG regresa a Europa y México, lo que plantea la pregunta de si Estados Unidos podría ser el próximo.

La marca MG se vendió en México de 2003 a 2005, junto con otros productos Rover a través de MG Rover México, un importador que forma parte del Grupo Galería, de Monterrey México.

En ese momento, Rover era propiedad de Phoenix Group, que, a su vez, lo había comprado a BMW.

Ahora MG regresa a México como una subsidiaria de SAIC con su propia red de distribución, que se lanza con seis concesionarios este mes y para fin de año tendrá un total de 17 concesionarios en 11 estados mexicanos.

El relanzamiento lo verá introducir una línea inicial de tres modelos: un sedán y dos crossovers. El sedán MG5 mide 181 pulgadas de largo, aproximadamente lo mismo que un Nissan Sentra.

Está propulsado por un motor de 4 cilindros y 1.5 litros que genera 113 hp y los compradores pueden elegir entre una transmisión manual de 5 velocidades o una automática CVT.

El precio de salida es de 245,900 pesos (alrededor de $ 11,544 dólares considerando un tipo de cambio de 21,30 pesos por $ 1) y su versión más equipada cuesta 319,900 pesos (aproximadamente $ 15,108 dólares).

El MG ZS es un crossover del segmento “B” que mide 169 pulgadas de largo y tiene un motor de 4 cilindros y 1.5 litros con 118 hp; ofrece una transmisión manual de 5 velocidades o una automática de 4 velocidades.

El precio base es de 285,900 pesos (alrededor de $ 13,422 dólares) y su nivel de equipamiento superior se vende por 378,900 pesos (alrededor de $ 17,788 dólares).

El tercer modelo que MG venderá en México es el crossover HS, que mide 180 pulgadas de largo. Está disponible en dos niveles de equipamiento, ambos con motores turbo de 4 cilindros.

El sedán MG5 tiene aproximadamente el mismo tamaño que el Nissan Sentra actual.

La versión más económica tiene un motor turbo de 1.5 litros con 160 hp y una automática DCT de 7 velocidades y se vende por 488,900 pesos (aproximadamente $ 22,953 dólares).

El nivel de equipamiento superior tiene un motor turbo de 2.0 litros que desarrolla 226 hp y está acoplado a una DCT automática de 6 velocidades. Su precio de venta al público es de 549,900 pesos (unos $ 25,816 dólares).

La línea actual de un sedán y dos crossovers difiere enormemente de los modelos vendidos por última vez en México en 2005.

En ese entonces, la familia MG consistía en el convertible deportivo de motor central de 2 plazas TF y el sedán deportivo MG ZT basado en Rover 75. así como el hatchback MG ZR basado en Rover 25, con tres o cinco puertas.

Otra diferencia es el posicionamiento de la marca, anteriormente MG era una marca de vehículos premium de nivel de entrada con un toque deportivo. Ahora será una marca orientada al valor.

Los vehículos MG tendrán la cobertura “Lucky 7” que consiste en una garantía del tren motriz de 7 años y asistencia en la carretera. Además, los primeros siete intervalos de mantenimiento serán gratuitos.

MG tiene el objetivo de lograr una participación de mercado de 1.5% en México durante su primer año y gradualmente irá ampliando su línea para incluir lo que en México se conoce como MPV, así como nuevos modelos de lujo.

El MG ZS es un crossover del segmento “B” con un precio de alrededor de $ 13,400 dólares.

No está claro si los planes a largo plazo podrían traer a México los productos totalmente eléctricos que MG está desarrollando bajo SAIC. En junio, señaló planes para comenzar a vender el cupé E-motion en Gran Bretaña.

Sin embargo, el mercado mexicano ha tardado en adoptar los vehículos eléctricos debido al costo y la falta de una amplia infraestructura de carga.

Con un punto de apoyo en el mercado norteamericano, la pregunta es si SAIC podría intentar relanzar la marca MG en los EE. UU., donde ha estado ausente durante más de 30 años.

La compañía ha estado insinuando esa posibilidad desde al menos 2014 e incluso planteó la posibilidad de establecer un sitio de producción estadounidense en Oklahoma, un plan que fracasó.

Con solo unas pocas excepciones, los vehículos chinos no han llegado a los Estados Unidos: Volvo y Buick importan una pequeña cantidad de productos de ese país.

Pero los fabricantes chinos están cada vez más interesados ​​en las oportunidades de exportación, según Michael Dunne, fundador de la consultora ZoZo Go, y no se puede descartar la posibilidad.

Fuente: The Detroit Bureau

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here