La falta de chips, un problema que sigue sin solución para el mercado automotriz

En un informe sobre las perspectivas del mercado, la consultora internacional Kearney dijo:

“Las aplicaciones actuales construidas sobre semiconductores de nodos maduros, con el tiempo, se trasladarán a nodos más avanzados simplemente debido a las ventajas que una tecnología de nodos más avanzada tendrá para cualquier aplicación de semiconductores; por ejemplo, menor consumo de energía, mayor densidad, etc. ”

Pero STM decidió a mediados de la última década que dejaría la carrera para producir chips internos con una miniaturización de circuitos aún mayor.

Su principal razón fue el enorme costo inicial de la inversión: hasta $ 20 mil millones de dólares, según Kearney, por una sola fábrica que puede producir 35,000 obleas al mes a 5 nanómetros.

Como resultado, menos de una docena de plantas con esa capacidad están en operación, en lugares como Estados Unidos, Israel, Corea del Sur y Taiwán, según Kearney.

Esas ubicaciones tienen fábricas que producen en nodos de 10 nanómetros o menos.

La naturaleza de alto riesgo de la inversión ha sido un problema.

En 1998, Europa produjo el 22 por ciento de los semiconductores del mundo. En 2019, produjo solo el 8 por ciento, dijo la asociación industrial Digital Europe.

Culpó del declive a la voluntad de otras regiones del mundo de introducir “un clima empresarial más favorable”.

Según Kearney, el costo potencial a largo plazo de una inversión en una fábrica de obleas de 5 nanómetros en Europa es un 33 por ciento más alto que en Corea del Sur y un 43 por ciento más alto que en Taiwán.

Y el 80 por ciento de la razón de esas brechas son los generosos incentivos de los gobiernos asiáticos, informó.

En septiembre, la Comisión Europea intervino con su propuesta de una “Ley de chips” para promover la investigación y la producción local, con el objetivo de que la participación de la Unión Europea vuelva al 20 por ciento.

Un posible obstáculo: las normas de competencia de la UE prohíben que se utilicen ayudas estatales para diferir los costes durante la fase de producción de chips. Solo se permiten incentivos a la investigación y la producción piloto.

Se espera que se proponga formalmente una directiva en 2022, pero cualquier cambio de las reglas estará sujeto a la aprobación de los 27 países de la UE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here