El estancamiento del Canal de Suez podría profundizar la crisis en la industria automotriz

El estancamiento del carguero Ever Given en el Canal de Suez, ha detenido el tráfico a través de una de las vías fluviales más transitadas del mundo, y la crisis amenaza con agravar los problemas que enfrenta una industria, donde la situación amenaza con martillar una cadena de suministro que esta al límite.

El carguero que bloquea el Canal de Suez está atascado en la arena y los expertos señalan que llevará semanas reflotarlo.

El enorme carguero de más 200.000 toneladas, con bandera panameña es operado por la empresa de transporte Taiwanesa Evergreen Marine.

El incidente se debió principalmente a la falta de visibilidad debido a las condiciones meteorológicas, mientras que los vientos alcanzaron los 40 nudos (74 km/h), lo que afectó al control del barco”, precisó el miércoles la autoridad egipcia del Canal de Suez (SCA) en un comunicado

La puesta a tierra detuvo el tráfico a través del Canal de Suez, incluidos varios transportistas de automóviles, así como buques de carga y camiones cisterna que transportaban autopartes y materias primas.

Esta crisis llega en un mal momento, ya que los fabricantes de automóviles de todo el mundo ya enfrentan una escasez de semiconductores críticos y materiales a base de petróleo como la espuma de los asientos.

Eso ha provocado numerosos cierres de plantas en las últimas semanas, situación que la crisis del canal podría empeorar, advierten los expertos.

Para peor, los consumidores podrían estar viendo precios más altos y escasez de algunos productos populares si el canal no puede reabrirse pronto.

La cadena de suministro se puede quebrar

El Canal de Suez, que se inauguró en 1869, sirve como paso entre los mares Mediterráneo y Rojo. Dado que reduce en unos 10 días el tiempo necesario para navegar alrededor del extremo sur de África, es la principal ruta de carga entre Europa y el Lejano Oriente.

El año pasado, el canal manejó alrededor de 19.000 barcos, o más de 51 por día, según la Autoridad del Canal de Suez. La revista naviera Lloyd’s List calcula el valor diario total del tráfico a través del canal en $ 9,6 mil millones de dólares: $ 5,1 mil millones en dirección oeste y otros $ 4,5 mil millones en dirección este.

Barcos amontonados esperando el rescate 

Los barcos ya se están amontonando a ambos lados del canal esperando que las tripulaciones de rescate liberen al Ever Given.

Según el sitio web europeo Car Dealer, entre los barcos hay dos grandes buques de transporte de automóviles, el Morning Star y el Hoegh London.

Varios otros transportistas de automóviles estaban en camino. La situación también ha obligado a los petroleros y los transportistas de carga que transportan autopartes a esperar.

Una industria automotriz que esta crisis

La crisis está afectando principalmente a los fabricantes y compradores de automóviles en Europa y el Lejano Oriente.

La cadena de suministro automotriz global es muy sensible, sobre todo en esta época de pandemia ya que opera en gran medida sobre una base justo a tiempo, y las fábricas mantienen el menor inventario posible, por lo que cualquier retraso en la entrega podría significar que las líneas de producción en Europa se detendrán.

La crisis crea un riesgo para otras regiones del mundo

Si las líneas de montaje europeas se ven obligadas a cerrar, podría provocar una escasez de vehículos europeos en los concesionarios de Norteamérica, mientras las líneas de montaje podrían comenzar a enfrentar una escasez de piezas y componentes fabricados en Europa.

Un problema en el peor momento

Este problema del Ever Given no podría haber llegado en un peor momento para una industria automotriz, que todavía lucha por recuperarse de la pandemia.

Muchas plantas de todo el mundo se vieron obligadas a cerrar momentaneamente, hasta que se supere la crisis, y los inventarios están funcionando por debajo de lo normal para esta época del año.

La escasez de los circuitos semiconductores que ahora se utilizan en todos los automóviles modernos ha sido otro problema de los suministros, donde casi todos los fabricantes han tenido que dejar inactivas las plantas o frenar las líneas de producción en las últimas semanas.

Pero no todo termina ahí, ya que para empeorar la situación, los materiales a base de petróleo, como la espuma para asientos, también han escaseado, y la mayoría de los suministros están parados en el canal de Suez.

 

Foto: Cdn-japantimes.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here