Se avisan grandes cambios en la Formula 1. Sepa cuales….

La participación en el mercado de los vehículos eléctricos debería aumentar drásticamente, pero a medida que los fabricantes de automóviles conviertan sus líneas en energía eléctrica, es probable que los motores de combustión interna se queden en los próximos años, y a escala mundial.

Teniendo en cuenta la relevancia global continua del motor de combustión interna, el deporte de motor más popular del mundo, la Fórmula 1, ha anunciado que su próxima generación de motores, que llegará a la pista en 2025, estará propulsada por un combustible 100% sostenible que F1 más adelante prevé estar disponible para uso general.

Para el 2022, los autos de F1 ya cambiarán de combustible de alto octanaje a E10, el término británico para gas de 87 octanos, que es etanol al 10 por ciento.

Pero las unidades de energía creadas bajo las nuevas regulaciones que llegarán en 2025 usarán un combustible 100 por ciento sostenible que, según F1, será creado en laboratorio utilizando elementos de una variedad de fuentes potenciales.

Una opción es la captura de carbono, que captura dióxido de carbono en su fuente de emisión para su almacenamiento o reutilización. F1 dice que el combustible también podría provenir de desechos municipales o biomasa no alimentaria, como algas o desechos agrícolas.

El objetivo es que el nuevo combustible sea capaz de igualar la densidad energética de la gasolina que se utiliza actualmente en la F1, lo que significa que el rendimiento de los coches no debería verse afectado.

La quema de combustibles sostenibles aún libera dióxido de carbono como subproducto, pero a diferencia de un motor de gasolina, no se emite dióxido de carbono neto.

Como explicó el director técnico de F1, Pat Symonds: “No estamos produciendo ningún CO2 que no esté ya en la atmósfera en este momento; lo estamos sacando de la atmósfera, lo estamos usando y lo estamos poniendo de vuelta en la atmósfera “.

F1 espera que el nuevo combustible logre un ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero de al menos un 65 por ciento, en comparación con la gasolina tradicional.

los dirigentes actualmente estás en conversaciones con las compañías de combustible sobre la creación de suficiente combustible para la serie, así como para luego aumentar la producción para un uso público generalizado.

La F1 estima que solo el 8 por ciento de los 1.800 millones de automóviles que se espera estén en las carreteras en 2030 serán completamente eléctricos. En lugar de continuar con la gasolina no renovable, la F1 quiere liderar el camino hacia la sostenibilidad de los motores de combustión interna.

El combustible “drop-in” que F1 está desarrollando podrá utilizarse en cualquier motor de combustión interna sin modificaciones especiales.

Los motores de combustión también continuarán utilizándose en las industrias de viajes aéreos y marítimos, en las que F1 confía para transportar sus automóviles, suministros y personal por todo el mundo, y la serie también los ve como aplicaciones potenciales para el nuevo combustible.

El impulso por combustibles sostenibles también podría conducir a una nueva participación de los principales fabricantes de automóviles, con rumores de que Porsche y Audi se unan potencialmente como fabricantes de motores.

Porsche ha expresado interés en el combustible sintético para automóviles de carretera y, en marzo, el vicepresidente de Porsche Motorsport, Fritz Enzinger, dijo a Automotive News Europe que Porsche consideraría unirse a la F1 si se comprometía con los combustibles sostenibles. Si Porsche y F1 unen fuerzas para crear combustibles sostenibles, el futuro del motor de combustión interna podría ser sorprendentemente brillante.

 

Fuente: Car and driver

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here