Un hombre puede generar mas energía que un auto ? Kia tiene la respuesta

Desde nuestro Bureau en España con Omar Fuertes Rizzo

 

Como se puede ver en el siguiente vídeo, Kia ha querido retar al deportista paralímpico Dani Caverzaschi con un oponente a su altura: comparando la energía consumida en calorías durante su jornada diaria de entrenamiento y el consumo de energía de su Kia XCeed Híbrido enchufable (modelo europeo, con el nombre Forte en USA) en el trayecto de ida y vuelta desde su casa.

Los datos resultantes demuestran que un deportista de élite como Caverzaschi, en un entrenamiento de unas 6 horas, es capaz de generar más energía de la que ha consumido su propio auto en modo 100% eléctrico.

Daniel Caverzaschi es uno de los mejores tenistas españoles en silla de ruedas y embajador de Kia desde 2016, que conforma el Team Kia junto a Rafa Nadal y el tenista mallorquín Jaume Munar.

Ganador de su primer Open Nacional absoluto con tan sólo 15 años y campeón del Mundo Júnior por Equipos de Sudáfrica en 2011, Daniel Caverzaschi (nacido en Madrid en 1993) ocupa actualmente el puesto 19 del ranking ITF y acaba de cerrar otra temporada con varios torneos ganados.

Pero, al margen de sus logros deportivos, sin duda Caverzaschi siempre ha destacado por su esfuerzo, trabajo y gran espíritu de superación.

Gran duelo entre hombre y máquina

Caverzaschi consumió durante su jornada de entrenamiento de 6 horas un total de 6.540 kilocalorías. Y su coche, el XCeed PHEV, tras recorrer 41 km en modo totalmente eléctrico (el trayecto de ida y vuelta de su casa al club de tenis) gastó 7,7 KW/h, equivalentes a unas 6.500 kilocalorías.

Por tanto, si toda la energía que produce el tenista se pudiese almacenar, serviría para cargar la batería de su XCeed PHEV y recorrer la distancia diaria que le separa de su entrenamiento, alcanzando así esa ansiada “autosuficiencia”.

El autor del canal de divulgación científica de Youtube, Quantum Fracture, ha sido el experto elegido para medir y supervisar este gran “enfrentamiento” entre hombre y máquina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here