Principal / NOVEDADES / El sueño de lanzar un convertible al espacio se hizo realidad

El sueño de lanzar un convertible al espacio se hizo realidad

A veces cuando tenemos a uno de esos autos lentos delante en nuestra línea de la izquierda en la carretera, quisiéramos apretar un botón y poder mandarlo en órbita, así nos deja seguir nuestro viaje más rápido. Muchos harían lo mismo con su suegra y su ex, pero fue algo que se vio solo en dibujos animado.

Pero y por magia de la tecnología, el sueño se podría hacer realidad en un futuro, y pudiera llegar de la mano de Elon Musk, el CEO y fundador de Tesla.

El Tesla Roadster de Elon Musk estubo en control de crucero en órbita rondando la tierra, después de despegar desde el Centro Espacial Kennedy, sobre el nuevo cohete más poderoso del mundo, el Falcon Heavy de SpaceX.

En un espectáculo de lanzamiento diferente a cualquier otro desde la última misión del transbordador espacial de la NASA en 2011, el Falcon Heavy no tripulado tronó desde la plataforma 39A a las 3:45 p.m.

Para salir de la órbita dispara 27 motores Merlin de tres impulsores de primera etapa, para aumentar con más de 5 millones de libras de empuje.

Esa es la mayor cantidad desde el transbordador y la mayor cantidad con un cohete convencional desde las misiones lunares Saturno V de la NASA, y más del doble del próximo cohete estadounidense más grande que haya volado hoy.

Lo insólito, es que en una media hora después del despegue, las cámaras del SpaceX mostraron imágenes de un hombre vestido con un traje espacial en el asiento del conductor del convertible de Tesla, flotando sobre la Tierra.

El destino y éxito de este refuerzo que atrajo a muchos medios de prensa, no se confirmó de inmediato, ya que intentó caer desde el espacio a la cubierta de un barco robótico estacionado en el Océano Atlántico.

Musk ha dicho durante mucho tiempo que el aterrizaje y la reutilización de cohetes es la clave para que los vuelos espaciales sean lo suficientemente económicos como para que la gente viaje un día a Marte.

Su único pasajero Tesla convertible rojo cereza fue la figura del asiento del conductor con el mismo traje espacial blanco que los astronautas de la NASA donarán para misiones a la Estación Espacial Internacional a bordo de cápsulas SpaceX Dragon, en el próximo año más o menos.

Asegurado por el cinturón de seguridad, la mano derecha del supuesto astronauta, sostenía el volante mientras su brazo izquierdo descansaba sobre la puerta. La pantalla del tablero decía “Do not Panic”, una referencia a la Guía del autoestopista galáctico de Douglas Adams.

Los empleados de Musk aplaudieron estruendosamente en la sede de la compañía en Hawthorne, California, cuando el cohete despejó la torre, los propulsores se separaron y aterrizaron, y el vuelo del Tesla continuó como estaba planeado.

SpaceX arremetió contra David Bowie’s Life on Mars como banda sonora. Musk había dicho que la radio Roadster estaría sonando la música de Bowie’s Space Oddity.

Si la misión fue impecable para el vuelo de prueba inaugural, el motor de la etapa superior del cohete estaba programado para disparar por tercera vez, más de cinco horas después del despegue, para enviar el automóvil a una órbita que se extiende tan lejos del sol como Marte

Musk había advertido que el riesgo de una falla en el lanzamiento era alto, incluida la posibilidad de una explosión masiva que haría volar a la histórica plataforma de lanzamiento 39A de KSC “en mil pedazos”.

También le preocupaba que las vibraciones y las fuerzas aerodinámicas durante el ascenso del cohete pudieran hacer que los tres propulsores se unieran entre sí, o que el hielo que caía desde la etapa superior pudiera golpear a los propulsores de abajo como bolas de cañón.

Musk, que había sugerido que las probabilidades de éxito eran de 50-50, gozo del éxito del primer vuelo del cohete.

La importancia de Falcon Heavy para la industria del lanzamiento aún está por verse. Anunciado por $ 90 millones, es por lejos el cohete más barato disponible para naves espaciales pesadas, al menos un tercio del precio del Delta IV Heavy de United Launch Alliance, que el Departamento de Defensa a veces usa para misiones clasificadas.

SpaceX, la compañía de Musk, tiene otras tres misiones de Falcon Heavy bajo contrato. El éxito del martes significa un segundo vuelo pesado a finales de este año, posiblemente tan pronto como este verano.

El gran cohete salió disparado desde la misma plataforma desde la cual despegaron las misiones de aterrizaje del Apolo en la luna y docenas de transbordadores espaciales.

La próxima gran prueba de SpaceX será el lanzamiento de los astronautas de la NASA a la estación espacial sobre los cohetes Falcon 9. Un vuelo de prueba sin tripulación a bordo es posible este año.

 

 

Por Enrique Kogan.

Noticias relacionadas

Audi quiere recuperar más energías con el frenado regenerativo del nuevo SUV e-tron

Por Enrique Kogan – Puros Autos Audi cree que ha llevado el frenado regenerativo a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *