Principal / NOVEDADES / La nueva tendencia de reducir peso, haría que fabricar las partes de los vehículos en impresoras 3D sería algo normal.

La nueva tendencia de reducir peso, haría que fabricar las partes de los vehículos en impresoras 3D sería algo normal.

Por Enrique Kogan – Puros Autos

Fabricar un automóvil no es sencillo. Hoy en día los automóviles tienen que cumplir con los requisitos de confort y seguridad más elevados, ante las demandas de los consumidores.

Sin embargo existe un problema: el peso de los vehículos. A mayor peso menor rendimiento, más consumo y más emisiones de gases tóxicos.

Para ello, cualquier elemento que pueda reducir el peso de los autos es fundamental para los diseñadores y desarrolladores del mismo.

Los fabricantes cada vez equipan más dispositivos livianos, por lo que la búsqueda de nuevos materiales para hacer piezas de los autos es fundamental para reducir el peso de los mismos

Desde los primeros días de la industria automotriz, los fabricantes han estampado, forjado, moldeado y moldeado la mayoría de las piezas que entran en sus productos, pero la búsqueda de automóviles y camiones más livianos les obliga a buscar enfoques alternativos.

Según un reporte que nos llega de Detroit, General Motors está buscando el potencial del uso de la fabricación aditiva, también conocida como impresión 3D, y puede presentar la tecnología en más de 20 nuevos vehículos con batería y combustible de hidrógeno.

GM dice que está probando la impresión 3D para futuros modelos de producción en masa, ya que ha estado trabajando en una variedad de proyectos diferentes que podrían usarse para hacer piezas y componentes impresos en 3D.

General Motors no está solo, tanto BMW y Ford así como la compañía sueca Koenigsegg, están explorando formas de utilizar la impresión 3D.

Los ingenieros trabajan para diseñar y usar métodos relativamente convencionales para producir prototipos para pruebas. El software de IA de GM ayuda a los ingenieros con los mejores diseños Y los diseños se pueden convertir en partes del mundo real a través del proceso de impresión 3D que los construye un píxel a la vez.

Claro, las primeras versiones de la fabricación aditiva estaban limitadas en cuanto a la cantidad de materiales que se pueden usar, como los líquidos epoxídicos que se endurecerían con un láser.

Pero hoy en día, se puede utilizar una amplia gama de plásticos, metales y otros materiales, lo que haría que una impresora 3D lo fabricaría 40% más ligero y 20% más fuerte que una pieza de metal convencional.

Además de la impresora saldría una unidad de una sola pieza con el mismo soporte, usando técnicas de fabricación normales, lo que de la forma convencional requeriría ocho componentes de varios proveedores diferentes.

GM actualmente está validando el soporte del asiento y otras piezas y componentes impresos en 3D, en su cartera de vehículos eléctricos. Lo llevara tanto el Chevrolet Bolt EV, y al menos dos modelos más, que se espera salgan al mercado.

Pero no todo es una maravilla, ya que hay algunos inconvenientes en la impresión 3D. Los productos terminados no son necesariamente visibles como componentes que son producidos por métodos tradicionales, por lo que se tendría que esperar hasta el proceso final de acabado.

Esto puede tomar muy poco tiempo, ya que podría imprimirse en una línea de prensas de metal tradicional en segundos. Pero al poder producir piezas complejas, como eliminar la necesidad de atornillar, pegar o soldar varias piezas juntas, el control de calidad será más tedioso.

Esta tecnología permite a los fabricantes de automóviles fabricar una pieza que podría ser difícil o imposible de producir de otra manera.

Por ejemplo, Koenigsegg utilizó la impresión 3D para producir la carcasa turbo interna para su Koenigsegg One. Y el equipo Williams de Fórmula Uno ha confiado en la fabricación aditiva para poder reemplazar o revisar rápidamente las piezas necesarias en su garaje, incluso antes y durante la carrera.

Debido a la complejidad del Koenigsegg’s One, los métodos de prueba y error de fabricación de automóviles han hecho que la investigación y el desarrollo de piezas sea mucho menos costoso y lleve más tiempo.

Aunque la mayoría de las piezas se han utilizado para impresoras 3D, se han utilizado para probar, los avances en la tecnología de impresión en 3D han llevado a las impresoras a extraer en metales como aluminio y titanio para algunas piezas de producción.

Koenigsegg’s One: 1 usó el proceso de impresión en 3D de metal para crear un tipo complejo de turbocompresor que funcionaría de manera más eficiente en el motor, un proceso que habría sido muy costoso en términos de tiempo y dinero utilizando los métodos tradicionales de fundición.

Nissan ha estado utilizando la impresión 3D en su programa de deportes motorizados y Mercedes-Benz ha dicho la posibilidad de usar piezas impresas en 3D en sus interiores.

La impresión 3D sigue siendo una nueva tecnología y solo hemos descubierto la punta del iceberg en términos de su potencial.

El hecho de que estas tecnologías estén siendo adoptadas por el mundo de la automoción a un ritmo rápido, será la causa de la mejora de la impresión 3D, así como de los menores costos de fabricación.

Noticias relacionadas

En qué casos es mejor comprar o arrendar un vehículo.

Por Enrique Kogan – Puros Autos Cuando se trata de arrendamiento, el costo de depreciación …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by honkatech.com