Como hace el “Magnetic Ride Control” para agudizar el rendimiento de conducción de los Cadillac ?

La cuarta generación de Magnetic Ride Control agudiza el rendimiento de conducción de los Cadillac CT4-V, CT5-V, CT5 Sport y Escalade, con una respuesta de amortiguación hasta un 45 por ciento más rápida.

El sistema es la tecnología de suspensión de reacción más rápida del mundo, que permite una mayor capacidad de respuesta y un mejor aislamiento de las imperfecciones de la carretera.

Los cambios representan las actualizaciones más completas desde que Cadillac introdujo la tecnología de suspensión hace casi 20 años en el Cadillac Seville STS 2002.

Incluyen acelerómetros de rueda completamente nuevos, control de flujo magnético mejorado y una unidad de medición inercial que aumenta la sensibilidad al movimiento del cuerpo, lo que permite cambios aún más rápidos a medida que la suspensión lee la carretera.

“Con MagneRide 4.0, el sistema de suspensión de reacción más rápida del mundo es ahora incluso más rápido”, dijo Thomas Schinderle, ingeniero de rendimiento de vehículos Cadillac.

“Cuando se combina con la arquitectura galardonada de tracción trasera de nuestros sedanes, el resultado son dos de los sedán deportivos más receptivos del mercado, con reflejos que elevan el ya alto umbral del legado de la Serie V”.

Cómo funciona

Magnetic Ride Control es un sistema de amortiguación activo que utiliza electroimanes combinados con fluido magnetorreológico dentro de los amortiguadores para variar continuamente su tasa de amortiguación.

Los acelerómetros de rueda leen la carretera hasta 1.000 veces por segundo, provocando cambios en la carga magnética dentro del fluido que pueden alterar las tasas de amortiguación de los golpes casi instantáneamente.

Al ajustar la tasa de amortiguación, el automóvil puede responder mejor a diferentes superficies de la carretera o giros bruscos al maximizar el contacto de los neumáticos en la carretera para una mayor precisión de conducción.

Qué hay de nuevo

Debutando en el CT5-V y CT4-V 2020, y expandiéndose al CT5 Sport 2021 y al Escalade completamente nuevo, casi todos los aspectos del sistema anterior fueron reevaluados para el desarrollo de MagneRide 4.0. Esto incluye los sensores, el hardware del controlador, los amortiguadores y los métodos de ajuste del vehículo.

Los puntos destacados incluyen:

Los nuevos acelerómetros de cubo de rueda y una unidad de medición inercial transmiten y procesan los cambios en las condiciones de la carretera cuatro veces más rápido que el sistema anterior, para lograr cambios de amortiguación más fluidos y naturales.

La unidad de medición inercial proporciona mediciones más precisas del movimiento del cuerpo, en relación con la rueda, para obtener lecturas más precisas en frenadas bruscas, curvas pronunciadas y otras condiciones de conducción.

Los nuevos mapas de temperatura secundarios permiten a los ingenieros compensar los cambios en la temperatura del fluido del amortiguador, lo que contribuye a un rendimiento más consistente, especialmente durante la conducción de alto rendimiento.

El nuevo control de flujo magnético crea una transición más consistente y precisa entre el rebote y la compresión en los amortiguadores, mejorando la capacidad del sistema para detectar y controlar el movimiento de la carrocería del vehículo.

Una reducción significativa en la fricción del amortiguador produce un efecto casi “sin amortiguación” que permite a los ingenieros ajustar las diferencias más pronunciadas entre los modos de conducción.

Las actualizaciones de hardware y software mejoran el control transitorio de la carrocería para permitir que el vehículo permanezca más nivelado a medida que pasa de una esquina a otra.

Una nueva fórmula de fluido magnetorreológico reduce la fricción dentro del amortiguador que contribuye a una amortiguación general más suave.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here