Home / NOTICIAS / En Corea del Norte los viejos Volvos son cuadrados, pero siguen siendo buenos

En Corea del Norte los viejos Volvos son cuadrados, pero siguen siendo buenos

 

El demente y atómico líder norcoreano, Kim Jong-Un, no solo tiene al mundo aterrorizado con sus amenazadas nucleares, sino que es un mal pagador.

Vale la pena recordar que las fechorías del ermitaño reino del gordo loco, no siempre han amenazado la vida de millones de personas, ya que el régimen incursionó en el robo de automóviles, sustrayendo 1,000 sedanes Volvo de Suecia.

Los suecos veían que había intenciones y tal vez una lucrativa oportunidad comercial, cuando firmó algunos contratos comerciales con Corea del Norte. Grave error.

Para ello, Suecia envió toneladas de equipos industriales de fabricación casera, como maquinaria pesada para la minería al ahora solitario Norte. También envió 1,000 sedanes Volvo 144.

El Volvo 144, lanzado para el año modelo 1967, era la típica caja de cuatro puertas sueca, pero segura y fiable en su momento. Su forma cuadrada continuaría inspirando el popular dicho de: “Cuadrado es bueno”.

Los suecos vieron que a pesar de una economía colapsada y de severas sanciones internacionales, había una mezcla saludable de viejos modelos de automóviles soviéticos y europeos, entre unos de fabricación casera copiados al MB 190.

Había muchos autos de lujo importados y copilotos de casa en las amplias calles de Pyongyang en estos días, y entre ellos se encuentra una resistente banda de 1973 Volvo 144s, sobrevivientes de una flota de 1.000 autos que los norcoreanos nunca le pagaron a los suecos a mediados de la década de 1970.

Para esa década, los Coreanos vivian como en Cuba, del fresco efectivo comunista soviético. Ese suministro constante de ayuda más una economía industrial en crecimiento convenció a varios exportadores suecos de invertir en Corea del Norte a mediados de los 70’s.

Con la profundización de los lazos económicos entre los dos países, Suecia se convirtió en la primera nación occidental en abrir una embajada en Pyongyang.

Pero no todo dura cuando se habla de comunismo, los Rusos le cortaron la canilla de dinero a los Coreanos, y la economía de Corea del Norte se tambaleó poco después, y aunque Suecia ha mantenido relaciones diplomáticas con el país, en beneficio de los ciudadanos estadounidenses detenidos (Suecia representa a USA en ese país), los antecesores a Kim Jong-Un nunca pagaron por todos esos Volvos.

La Agencia Sueca de Crédito a la Exportación NPR, había informado que el interés y las multas sobre la deuda de los automóviles ha crecido hasta $ 322 millones en los últimos 40 años, pero claro, Kim Jong-Un se ríe de Janeiro y de los Suecos.

Los Volvo no son tan usados ahora como lo fueron antes en Corea del Norte, pero como han sido tan fiables, algunos todavía están en uso como taxis.  

La embajada sueca parecía más sorprendida cuando pudo ver que varios de esos taxistas, tenían a sus vehículos marcando más de medio millón de kilómetros en el reloj.

Los coreanos del norte seguro que dirán: “Es cuadrado, pero sigue siendo bueno”. Refiriéndose a los Volvos, claro. No de Kim Jong-Un. 

 

  

 

Por Enrique Kogan.

Tambien puedes ver

Conozca las señales de transito mas ridículas del mundo 

Ya sea que intencionalmente intenten ser graciosos o no, espiar una señal de calle hilarante …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by honkatech.com